Todas sus tribulaciones
mayo 12, 2019

Todas sus tribulaciones

Series:
Passage: Hechos 7:10

Muchas veces en la vida no es tan fácil sentir el amor de Dios:

Seguro que habréis oído esa frase tan repetida entre muchos cristianos: “¡Dios te ama!” te dicen. A veces la frase tiene el añadido de: “¡Y tiene un plan maravilloso para ti!”. Claro la realidad de aquellos que llegan así a la fe es el desengaño cuando descubren que no es tan fácil de descubrir en las circunstancias de la vida ese amor de Dios. No nos engañemos. Suena bonito al decirlo pero muchos no lo experimentan, no lo sienten así en sus vidas. Nuestros padres en la fe, los puritanos, que muchas veces eran más sabios que nosotros, nos hablaban ya de ese estado en la fe en el que uno se puede sentir abandonado y desamparado por Dios, y que es un sentimiento tan real como el de la fe misma. Tenemos que entender que ese sentimiento no es una contradicción de la fe sino que incluso forma parte de ese propósito misterioso que vamos a ver hoy que se cumple también en la persona del Señor Jesucristo. Y ¡tantas veces nos identificamos con este personaje de José! Objeto de la envidia, con todos los problemas de una familia disfuncional y ejemplo de infortunio que acompaña a la vida de tantos hombres y mujeres. Si nos fijamos además los problemas se suceden de padres a hijos, el favoritismo de unos padres, el enfrentamiento entre los hermanos, son constantes que se repiten generación tras generación. ¿Y no es esto lo que se produce también en nuestra propia vida? Reproducimos los mismos errores que echamos en cara a nuestros padres. ¿Y dónde está Dios en todo este caos y confusión?